Herpetocultura y actividades relacionadas
Terracultura
 

Información sobre Herpetocultura. Actividades productivas rentables relacionadas con la cria de reptiles, Yacaré, Iguana, Lagarto Overo

Cría de reptiles

Cría de Iguana Overa. Cría de Lagarto Overo


Nombre científico: Tupinambis merianae (Duméril & Bibron, 1839)

Nombre/s Vulgar/es
Lagarto Overo, Iguana Overa

Descripción de la especie

cria de reptilesAl igual que T. rufescens, en T. merianae, las extremidades posteriores son largas, la cabeza prolongada y las escamas dorsales de forma ovalada y muy pequeñas. El cuerpo puede alcanzar una longitud de aproximadamente 400 mm. o más (distancia tomada entre hocico y cloaca), si tomamos en cuenta la larga cola esta longitud puede ser casi el doble. La cabeza es prolongada y comprimida lateralmente. Se observa un escaso desarrollo en la región masetérica relacionado esto con la masticación.

También presenta dos grandes pliegues gulares (región próxima a la garganta).
En cuanto a la coloración general de esta especie, la misma es oscura con manchas transversales blancas. Su patrón de coloración comprende: la cabeza y el dorso oliváceos, a veces este último puede ser muy oscuro y presentar bandas transversales negras que se extienden desde la nuca hasta la punta de la cola. En las extremidades pueden observarse manchas redondeadas blanquecinas. La zona ventral es amarillenta con bandas negras transversales.

En la zona gular se presentan manchas negras irregulares y en la superficie ventral de la cola bandas negras transversales. Los juveniles al nacer son de color verde claro metálico y brillantes. A pesar de las diferencias generales en la coloración –rojiza en T. rufescens y negruzca en T. merianae–, el carácter que mejor diferencia a ambas especies, particularmente cuando se observan los cueros, es la presencia de una escama posmental en T. rufescens y dos en T. merianae (Cei, 1993). Poseen un dimorfismo sexual bastante marcado: los machos más grandes, tienen un color más intenso y presentan botones sexuales a ambos lados de la cloaca.

Distribución
En las regiones noreste y pampeana de Argentina: Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fé, Provincia de Buenos Aires. En Chaco llega hasta Pinedo, en contacto con T. rufescens; en La Pampa es frecuente en la zona oriental; en San Luis hasta El Morro, en Córdoba se halla en Río Cuarto y de allí hasta las sierras.

Hábitat
El hábitat de T. merianae es bastante diverso, ya que podemos encontrar a esta especie en ambientes tales como selvas húmedas tropicales, espacios abiertos como sabanas de pastizales con arbustos espinosos, ambientes periacuáticos, zonas de humedales, en la estepa de altura herbácea así como zonas costeras arenosas.

Alimentación
Su alimentación es omnívora, se alimenta principalmente de aves, pequeños mamíferos, además de insectos, moluscos, peces, anfibios y hasta frutas; el alimento preferido son los huevos.

Reproducción

tupinambis merianae juvenilSon ovíparos, el período de cortejo y cópula se extiende desde octubre hasta noviembre; el pico de nidificación se produce en diciembre, y las crías nacen en el mes de febrero. Presentan una alta tasa reproductiva (25-36 huevos promedio por hembra por temporada) y un crecimiento corporal logístico (Quintana, 1991).


Los tamaños mínimos reproductivos son de 320 mm. para los machos y 349 mm. para las hembras (Fitzgerald et al., 1993).

Comportamiento

Los lagartos del género Tupinambis son poiquilotermos, como todos los reptiles. T. merianae y T. rufescens, presentan hábitos cavícolas, son particularmente activos en los meses de primavera y verano (desde octubre hasta marzo) e hibernan en los meses restantes en cuevas que ellos mismos construyen o que abandonan otros animales como por ejemplo las vizcachas (Lagostomus maximus). Su horario de actividad máxima oscila entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.

Situación actual de la especie
Las iguanas del género Tupinambis son tradicionalmente cazadas por los pueblos indígenas y criollos de América del Sur con fines de subsistencia y comerciales. En la actualidad, las dos especies presentes en la Argentina, la iguana overa o lagarto overo (Tupinambis merianae –antiguamente denominada T. teguixin; Avila-Pires, 1995–) y la iguana colorada o lagarto colorado (Tupinambis rufescens) se explotan comercialmente por su cuero, que se curte en el país y se exporta para la posterior confección de una gran variedad de productos –en su mayoría relacionados con la industria del calzado y marroquinería –.

La presión de caza que ambas especies han sufrido históricamente ha llevado a que desde el año 1977 fueran incluidas en el Apéndice II de la Convención para el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y consideradas dentro de la categoría de “comercio significativo”. Los pobladores de vastas zonas de la Argentina utilizan la carne para alimentación y la grasa para fines medicinales, mientras que el cuero es vendido a acopiadores.

En décadas pasadas, esto último significaba una importante fuente de ingreso y, a pesar de la merma en la demanda comercial reciente, la captura de iguanas, actualmente sigue siendo una de las pocas alternativas económicas para los pobladores indígenas y criollos comprendidos dentro del área de distribución de ambas especies.

Fuente: Proyecto Tupinambis
--------------------------------------------------------------------------------

Cria de la Iguana

La iguana, nombre común que se da en la Argentina al lagarto overo (Tupinambis merianae) y al lagarto colorado (Tupinambis rufescens), se distribuye en nuestro territorio desde Jujuy hasta el NE de la Patagonia. Las iguanas viven en muchos tipos de hábitat donde pueden hallar refugio. Así, se las encuentra en el bosque chaqueño, monte seco, serranías y palmares. La presencia del hombre no la afecta mayormente, aprovechando la iguana, en muchos casos, los ambientes perturbados por la acción humana para encontrar sus escondites.

Las dos especies de iguanas que se encuentran en la Argentina no son consideradas como amenazadas y por esto no están incluidas en el Libro Rojo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN).

Por su parte, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de la Flora y la Fauna Silvestres (CITES) incluye a las iguanas en el Apéndice II, lo que significa que estas especies pueden ser utilizadas en forma regulada. Sin embargo, el gran volumen de ejemplares capturados y exportados desde la Argentina llevó a la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano a elaborar conjuntamente con las provincias que comparten el recurso y el sector privado, planes de estudio y monitoreo de las poblaciones de iguanas, a la vez que se establecía un cupo anual de exportación.

Tradicionalmente las iguanas han sido objeto de una fuerte explotación comercial, dirigida a la obtención de sus cueros, sin que se estableciera regulación alguna para su captura y exportación. Ante esta situación, en el año 1993, la Secretaria de Recursos Naturales y Ambiente Humano, con el acuerdo de las provincias de: Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Salta, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán y el sector privado, pone en marcha el Programa Nacional de Conservación y Manejo de la Iguana.

Cada provincia establece el período durante el cual se permite la captura y que por lo general se extiende desde principios de diciembre hasta fines de marzo. Tamaño mínimo: El ancho del cuero de la iguana cazada no podrá ser inferior a 24 cm, a fin de proteger los animales jóvenes que aún no se han reproducido. Con el progreso de los estudios científicos actualmente en marcha, estos parámetros podrán ajustarse a fin de asegurar la conservación de la iguana.

El comercio de cueros de iguana es, sin lugar a dudas, muy importante en varios niveles de la economía del país. El valor de exportación de estos reptiles equivale a millones de dólares anualmente y para las poblaciones rurales del norte argentino, de bajos salarios o empleos temporarios, la caza de iguanas es una fuente de ingresos significativa. Adicionalmente, parte importante de las familias involucradas en la actividad consume la carne; la grasa de estos animales es muy apreciada para usos medicinales.

La provincia de Entre Ríos, cuenta solamente con la iguana overa (T. merianae). De acuerdo al programa nacional, desde 1995 se viene haciendo el monitoreo, tanto de los criaderos como de las poblaciones silvestres. Se concentra la actividad en las localidades de la provincia donde se encuentra la mayor cantidad de cazadores.

Se trabaja sobre las pieles del primer eslabón de la cadena de comercialización, es aquí donde se refleja la actividad tal como es, es decir que se verifica tanto las pieles que se ajustan a la medida autorizada como las que no. Desde el año 1998 en adelante no ha tenido tanta demanda su piel, por lo que podríamos decir que las poblaciones silvestres están en buena forma. Actualmente hay menos interés por la piel que años anteriores, pero no quiere decir que haya desaparecido la caza y el comercio.

La cría de iguanas en cautiverio resulta rentable a partir del comercio de la carne en escabeche, la grasa en pomadas farmacológicas y los cueros en productos de marroquinería.

La carne de iguana no tiene colesterol ni ácido úrico, y la grasa produce efectos curativos como antiinflamatorio y antihemorroidal, y para tratar la soriasis. De cada ejemplar se obtienen entre 2 y 3 kilogramos de carne y entre 300 y 500 gramos de grasa, que refinada para su uso farmacológico rinde tres veces más su peso original.

Al margen de la venta comercial, resulta sumamente interesante el proceso de cría de la iguana, que tiene una exigencia laboral de sólo seis meses, entre fines de setiembre y mediados de marzo, porque el resto del año el animal hiberna. Otro aspecto que hace rentable la actividad es que la iguana no requiere mucha alimentación, ya que un ejemplar adulto consume anualmente unos 10 kilogramos de alimentos, consistentes en carne, huevo y verduras carnosas.

Fuente: Subsecretaría de Política Agropecuaria y Alimentos – SAGPyA


Google      
Web Cria de Animales                      

Ir al Menú

Valid HTML 4.01 Transitional

 

 

Copyright 2006 Cria de Animales Derechos Reservados - Designed by Marketing en Red